Equipajes de la arquitectura

Toda aquella arquitectura que existe en el mundo de algún modo u otro tiene estilos y ornamentos. Pero ahora, ¿qué es un estilo u ornamento? Mis compañeros y yo estuvimos preguntándonos a que se refieren esos dos conceptos primordiales en un mundo de arquitectura y fue así, hasta conocerlos en la clase de Introducción a Arquitectura.  Según la presentación de la clase, un estilo es más que un uso, moda o costumbre, es una forma de expresión literaria que pasa eventualmente a designar géneros literarios ampliamente codificados, es decir, es el que acompaña la idea de la regla, de imitación y de unión de los modelos, el cual, se identifica con la originalidad y el desprecio por los modelos. No obstante, la función de estilo está ligada a la memoria, rema, ritmo, métrica y otros recursos formales de la poesía; y suele a depender de la repetición y redundancia. Por otro lado, el ornamento es más que un adorno, es un elemento específico, es decir, un detalle que forma parte de un sistema decorativo y, también, son elementos que tienen motivos repetidos en el sistema decorativo. El estilo y ornamento se pueden encontrar en un edificio o hasta en la mirada que lo contemplas; y te pueden hacer partícipe de una interpretación.

El estilo puede hasta llegar a ser retórico, es decir, puede llegar a ser el arte de expresar con corrección y utilidad, embelleciendo la expresión de los conceptos y dando el efecto necesario para agradar, convencer o impresionar. Además, el estilo contiene la decoración ya que, envuelve todo el espacio y el arreglo de elementos que transmite orden y belleza, el cual, entra algo distinto a una cultura. En tiempos atrás, en cuanto al estilo, al igual que la Moda, no toda interpretación de signo siempre era aceptada, rápido se decía que estaba mal al no ser aceptada; y Salvador Dalí, de acuerdo a lo aprendido en clase, decía que el estilo moderno arquitectónico era aquella arquitectura que reemplazara la realidad, como por ejemplo, las obras de Gaudí en España. En cuanto a la Moda, según la lectura de El sistema de la moda y otros escritos, de Roland Barthes, el vestido crea la personalidad, y la personalidad crea el vestido, es decir, la Moda es un fenómeno ordenado y debe ese orden a sí misma, al igual que la decoración crea el edificio, y el edificio crea la decoración. Según la lectura, Kroeber, el antropólogo estadounidense de cultura, comprobó que, por una parte, la historia no interviene en el proceso de Moda, al igual que el estilo; y que la historia no produce formas, un estado de Moda no puede explicarse analíticamente, sino que tiene un ritmo.

Por otra parte, el ornamento, el cual, son los motivos repetidos en un sistema decorativo, y según la presentación, “en muchos casos, está basado en elementos orgánicos que sugieren una fuerza continua, viva y en movimiento, capaz de ocupar todo un campo visual, y es un elemento auxiliar y requiere un recipiente”. Además, Gaudí, en el 1878, definió a ornamentación como ha de representar ideas poéticas que nos recuerden motivos; en la composición ha de existir un fondo ornamental; y es un instrumento para que haya recuerdo poético. Por otro lado, Adolf nos argumentó que la arquitectura empieza con el ornamento ya que, solo la decoración es lo estructural; que no hay un edificio sin decoración y que, por lo tanto, la decoración es la que construye. Entonces, ¿cómo el estilo y ornamentación te pueden hacer partícipe de una interpretación? La percepción e interpretación de un edificio se convierte en la percepción de los accesorios, su capa de revestimiento, su cobertura. En otras palabras, se decora para pertenecer y atraer interpretaciones. En tiempos atrás, según la lectura de Arquitecture Without Architects, de Bernard Rudofsky, existía la arquitectura, aunque los creadores siguen siendo desconocidos; por ejemplo, las cuevas de los primitivos, Machu Picchu, Monte Alba, entre otros. También, algunas arquitecturas de los tiempos de antes se han hecho formales como la de España. Es decir, el ornamento y estilo desde tiempos atrás, existían, y seguían siendo primordiales, aunque en esos tiempos estos conceptos fueran desconocidos, aunque cada época generara y genera un código nuevo.

El estilo y ornamento se pueden encontrar en un edificio o hasta en la mirada que lo contemplas, es decir, establecen una relación. El estilo se puede encontrar en el edificio tan pronto pasa eventualmente a designar géneros literarios ampliamente codificados, y el ornamento está también en el edificio porque la arquitectura empieza con el ornamento ya que, la decoración es lo estructural. Como también, el estilo y ornamento están en la mirada que lo contempla porque si no, nadie podría mirar con atención e interés, o tenerlo en cuenta para complacer a alguien, o ni tan si quiera se podría apreciar, interpretar, imaginar u observar. La ornamentación define los estilos decorativos, arquitectónicos, entre otros, que por lo tanto y por esta otra razón, establecen una relación. En otras palabras, ambos conceptos son fundamentales para la arquitectura, son equipajes visten a la arquitectura.

Referencias

[1] Barthes, Roland. “Historia y Diacrónica de la moda”. El sistema de la moda y otros escritos. Paidos Iberica, 2003. p. 333-339.

[2] Barthes, Roland. “La moda y las ciencias huamanas”. El sistema de la moda y otros escritos. Paidos Iberica, 2003. p. 413-419.

[3] Rudofsky, Bernard. Architecture without Architects: A short introduction to Non-Predigreed Architecture. University of New Mexico Press Albuquerque. p. 1-6.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s